Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Noticias

¿Quiénes se benefician del aeropuerto El Alcaraván en Yopal?

Artículo de opinión

El aeropuerto El Alcaraván de Yopal fue remodelado e inaugurado dos veces y se suponía sería una ruta de desarrollo para el departamento, ya que serviría como aeropuerto alterno de Bogotá (pero en el plan nacional de desarrollo es más importante el de Vichada), que se iba a convertir en un terminal de carga y que allí los aviones con vuelos internacionales se abastecerían de combustible, lo que generaría empleo en la región. Pues bien, nada de todo lo anterior se vislumbra en el corto plazo, con esa nueva infraestructura los únicos que se han beneficiado son los dueños de las aerolíneas que “prestan” sus servicios desde aquí.

Lo anterior cobra validez cuando se decide comprar un tiquete a la empresa Avianca, el valor desde Yopal a Bogotá, oscila entre $250.000 a $550.000, por un vuelo de 45 minutos, ese mismo tiquete si usted lo adquiere un día antes de la fecha programada le cuesta $650.000. Con esos precios tan altos surge un interrogante, ¿quién o quienes en este departamento se puede dar el lujo de pagar esos precios?, pues la respuesta es sencilla, los trabajadores de la industria de hidrocarburos, la clase dirigente del departamento y los contratistas que viene de afuera a llevarse los contratos de la gobernación de Casanare y de la alcaldía de Yopal.

Pero lo más sorprendente de este servicio de la otrora aerolínea de los colombianos, son los descarados cobros que realizan por penalizaciones o cambios de horarios, cambios como por ejemplo que usted por algún motivo no pueda viajar a la hora programada y se comunica con la aerolínea vía telefónica (no tiene sede física en la ciudad) y después de 15 minutos en el celular le contesta una amable mujer que le va informando los pormenores de los posibles cambios que puede hacer con su respectivo valor, así: si desea el cambio de horario es usted afortunado ya que hay unos cupos en el último vuelo, solamente que no es clase económica sino Premium y por ende usted debe cancelar la diferencia, la cual es de $730.000, más la penalización de $135.000, es decir, el sólo cambio de tiquete le cuesta $865.000, más los $250.000 que le costó el primer tiquete, usted termina pagando por un vuelo a Bogotá $980.000, con derecho a un jugo de cajita.

Con esos atropellos de esta aerolínea dan ganas de no visitar ni siquiera el aeropuerto, ya que allí todo es caro, empezando por una carrera de taxi, la cual está en $8.500, si se antoja de un tinto son $2.000, claro está que usted se toma 2 ya que el vuelo viene con retraso (a veces puede ser de 3 horas) termina usted cancelando $992.500 por ir a Bogotá, mientras que por tierra le cuesta $80.000, pero son 9 horas de viaje, las cuales se las aguanta uno tranquilamente y se ahorra lo de un salario mínimo mensual.

Con base en lo anterior piensa uno si realmente nos beneficia tener aeropuerto en la ciudad, si con esos precios de los tiquetes los inversionistas se animarán a traer sus dineros a Casanare, si ante ese atraco a mano desarmada de ciertas aerolíneas

con el valor de los tiquetes seremos competitivos o no, de igual manera duda uno si de verdad el aeropuerto es un polo de desarrollo para la ciudad (porque para los dueños de las aerolíneas con esos precios si lo es), de igual manera cuestiona uno al gobierno nacional ya que con plata de todos (remodelación del aeropuerto) enriquece a unos pocos (aerolíneas). Sólo nos resta rezar porque la vía Villavicencio – Bogotá sea reabierta pronto y la del Cusiana la terminen de construir (y que no haya derrumbes) para poder darnos el lujo de viajar por carretera a precios justos, y no en aviones que más parecen ser que estuvieran cobrando tiquetes para ir a visitar la Luna. Por cierto, Avianca no te daré el gusto de que te ganes un millón de pesos en 45 minutos a costa de mi necesidad.

Participe con SuVersión

comentarios